Mujer aplicándose Eucerin Even Brighter Corrector de Manchas mientras se contempla en el espejo

    Hiperpigmentación causada por inflamación Signos y tratamientos

    La hiperpigmentación postinflamatoria, es un tipo de padecimiento que puede afectar la cara y el cuerpo. Aparece normalmente como respuesta a una inflamación (como el acné, dermatitis atópica o psoriasis) o a una lesión (por ejemplo, desencadenada por dermoabrasión, exfoliaciones químicas o laserterapia).

    LOS SÍNTOMAS, DESENCADENANTES Y TRATAMIENTOS DISPONIBLES PARA LA HIPERPIGMENTACIÓN POSTINFLAMATORIA

    La hiperpigmentación se produce cuando factores internos o externos causan un aumento en la producción de melanina. Esto da lugar a cambios de coloración en la piel, más frecuentemente en las zonas expuestas al sol. Hay varias formas de hiperpigmentación, a saber, manchas pigmentarias (manchas seniles y pecas), melasma e hiperpigmentación postinflamatoria (HPI).

    Primer plano de mejilla femenina
    La hiperpigmentación postinflamatoria aparece en forma de manchas planas de color cambiado.
    Cara de mujer tratada con láserterapia
    La laserterapia elimina las células cutáneas hiperpigmentadas, pero tiene efectos secundarios tales como inflamaciones e irritaciones.

    La hiperpigmentación postinflamatoria aparece en forma de manchas planas de color cambiado. La coloración de estas máculas puede ser de rosa a rojo, parda o negra, en función del tono de la piel y la profundidad del cambio de color. Pueden parecerse a pequeñas pecas con el color cambiado o a manchas mayores de piel más oscura, y pueden ser luminosas o adquirir un aspecto como de piel "nueva".

    La HPI afecta a menudo a personas con acné y a veces puede ser desencadenada por procedimientos estéticos, como la dermoabrasión, exfoliaciones químicas o laserterapia. Aunque todos los tipos de piel pueden verse afectados por la hiperpigmentación postinflamatoria, es más común en tonos cutáneos más oscuros. De hecho, las personas con piel más oscura acuden con mayor frecuencia al dermatólogo por HPI que por cualquier otro proceso. Los hombres y las mujeres son igualmente vulnerables a la hiperpigmentación postinflamatoria.

    Si una mancha pigmentaria presenta cambios de tamaño, forma, color o produce comezón o sangra, se debe acudir a un dermatólogo para eliminar la posibilidad de que sea un proceso maligno.

    ¿QUÉ CAUSA LA HIPERPIGMENTACIÓN POSTINFLAMATORIA?

    Cuando una lesión, erupción, mancha o cualquier otro tipo de influencia causa inflamación en la piel, ésta provoca que los melanocitos - las células productoras de melanina - liberen melanosomas en exceso (gránulos pigmentarios). Estos melanosomas contienen tirosinasa (una enzima de pigmentación que inicia la producción de melanina) y sintetizan melanina. Ésta es responsable de la coloración de la piel y el cabello. Los excesivos gránulos pigmentarios oscurecen y cambian el color de la zona anteriormente lesionada, permaneciendo en ella mucho tiempo después de la recuperación de la lesión inicial.

    Ilustración de hiperpigmentación
    La tirosinasa es la enzima que forma melanina; en casos en los que la producción de melanina no es inhibida aparecen manchas oscuras.

    Una mancha de hiperpigmentación postinflamatoria pasa a menudo inadvertida como consecuencia de una lesión de acné inflamada.

    Las manchas de HPI pueden aparecer a partir de pápulas o granos completamente insignificantes, justo encima de lesiones más serias. Es decir, cuanto mayor sea la inflamación más evidente será la mancha de HPI, tanto en términos de tamaño como de color. Si un grano se exprime o perfora aumentará la posibilidad de que aparezca una hiperpigmentación postinflamatoria.

    Si bien no es causa de HPI, el sol puede agravar los síntomas, oscureciendo los granos afectados y prolongando el tiempo que les toma desaparecer.

    La hiperpigmentación postinflamatoria no causa cicatrices e incluso sin tratamiento, mejorará con el trascurso del tiempo. Aunque el tiempo de recuperación es variable, en promedio pueden transcurrir entre 3 y 24 meses antes de que las zonas afectadas se recuperen. Sin embargo, en algunos casos este tiempo puede ser mayor. La duración depende de la diferencia entre el tono cutáneo natural y las marcas oscurecidas: cuanto mayor sea la diferencia, más tiempo transcurrirá para que los tonos se reequilibren. Actualmente ya se tienen tratamientos que pueden mejorar y acelerar este tiempo de recuperación.

    Mentón femenino con hiperpigmentación postinflamatoria
    Se recomienda no exprimir los granos – esta acción por si sola puede incrementar la probabilidad de sufrir hiperpigmentación postinflamatoria.
    Mujer protegiendo la cara del sol con una de sus manos
    El sol puede desencadenar y agravar los síntomas de hiperpigmentación.

    ¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN PARA LA HIPERPIGMENTACIÓN POSTINFLAMATORIA?

    Los dermatólogos utilizan dos aproximaciones principalmente: la eliminación del cambio de color causado por la hiperpigmentación inflamatoria y el control de los síntomas.

    Eliminación

    La eliminación, ya sea por laserterapia, pulsaciones de luz intensa o exfoliación química; elimina las células cutáneas hiperpigmentadas para que se regenere piel nueva. Puede ser costosa, invasiva y en ocasiones realmente empeorar la situación. Entre los efectos secundarios negativos potenciales destacan inflamación, irritación y sensación de ardor.

    Frente femenina tratada con exfoliación química
    Los productos químicos que se utilizan en las exfoliaciones químicas causan la aparición de ampollas en la piel, que luego de pelarse revelan por debajo una piel "nueva", sin manchas.

    Exfoliaciones químicas, por ejemplo, AHA
    El dermatólogo aplica una solución ácida (ácido glicólico (AHA)) en las zonas afectadas para eliminar capas de piel. Primero aparecen ampollas, que luego de pelarse revelan por debajo una piel "nueva", sin manchas.

    Laserterapia (Fraxel, ERBIO YAG) y pulsaciones de luz intensa (LPI)
    La laserterapia y los tratamientos con luz pulsada tienden a ser más precisos que las exfoliaciones químicas, ya que utilizan luces de alta energía dirigidas para acceder a las zonas afectadas. La piel puede ser tratada a nivel superficial (epidermis) o más profundo (dermis) en función de la intensidad de la hiperpigmentación. Lea más acerca de estructura cutánea.

    Regulación

    La regulación se basa en medicamentos que requieren o no de prescripción médica para inhibir la producción de melanina y uniformar el tono de piel, aclarando las manchas más oscuras de manera que se emparejen con la pigmentación normal de la piel.

    Existe un cierto número de productos tópicos, médicos o para el cuidado de la piel, disponibles para la hiperpigmentación postinflamatoria que, en general, contienen uno o más de los siguientes componentes:

    • Hidroquinona al 2-4% (sólo por prescripción): es un potente agente blanqueador de la piel cuyo uso en cosméticos está prohibido en la mayor parte de la UE debido a problemas relacionados con riesgos toxicológicos potenciales. No obstante, se utiliza todavía en EE.UU. La concentración más elevada (>4%) es dispensable sólo por prescripción, mientras que las concentraciones menores (<2%) se utilizan en productos de venta libre (sin necesidad de receta médica).
    • La arbutina es un componente fundamental en numerosos productos asiáticos blanqueadores de la piel y una fuente natural de hidroquinona. Aunque es más débil y menos eficaz que la hidroquinona producida industrialmente, se han suscitado temores similares en relación con su seguridad.

    • El ácido kójico es un producto derivado del vino de arroz japonés, el sake. Aunque es natural, su eficacia como inhibidor de la producción de melanina es dudosa y ha sido prohibido en muchos países.
    • El ácido glicólico (o ácido hidroxiacético) es el ácido utilizado por dermatólogos en exfoliaciones químicas. Es un componente activo común en numerosas cremas tópicas para la hiperpigmentación.
    • El ácido retinoico, que aunque se ha comprobado que es eficaz, puede provocar algunos efectos secundarios, entre los que destacan la irritación y un aumento de la sensibilidad al sol (que en si misma constituye un problema en las personas con hiperpigmentación postinflamatoria). Ya que se han observado ciertos vínculos potenciales con anomalías congénitas, las mujeres embarazadas o lactando deben abstenerse de la aplicación de los ácidos retinoicos.
    • Los derivados de la vitamina C, también se ha confirmado que son relativamente eficaces frente a la hiperpigmentación postinflamatoria. Se utilizan frecuentemente junto con otros componentes activos.

    Mujer tomando la píldora
    Hay tratamientos médicos que pueden regular la hiperpigmentación postinflamatoria.
    Mujer embarazada tocándose el vientre
    El ácido retinoico no debe administrarse durante el embarazo.

    B-resorcinol

    Un componente muy eficaz para reducir la producción de melanina es el B-resorcinol o butilresorcinol. Actúa inhibiendo la tirosinasa, la enzima que forma melanina.

    Ilustración de hiperpigmentación
    La inhibición de la tirosinasa por B-Resorcinol regula la síntesis de melanina.

    Quienes sufren de hiperpigmentación postinflamatoria deberían tener en cuenta que:

    Mujer llevando sombrero
    na protección solar correcta es imperativa - la exposición al sol puede agravar los síntomas de la hiperpigmentación postinflamatoria.
    Mujer utilizando Eucerin Even Brighter Corrector de Manchas.

    • Los rayos solares UV tienen gran influencia sobre la piel. La exposición al sol aumenta la probabilidad de que se exacerben los síntomas, por lo que se recomienda, al mismo tiempo que tratar de evitar el sol, la aplicación a diario de un filtro solar un filtro solar de amplio espectro, con FPS elevado como parte de una rutina diaria para limpiar y cuidar.
    • Es de esperarse que los resultados no aparezcan de un día al otro. Los tratamientos pueden necesitar varias semanas antes de que cualquier diferencia visible. Por lo tanto, la consistencia, paciencia y persistencia son muy importantes.
    • La hiperpigmentación postinflamatoria puede requerir cuidados médicos. Si los afectados se preocupan por el tamaño, la forma o el color de cualquier mancha oscura, vale la pena consultar a un dermatólogo.